9.8.10

Feliz Aniversario‏


Doce horas de palabras escritas y una nueva ilusión que se extendía por el teclado, la distancia entre Baires y Bahía, y esos ojos verdes que me desvanecieron al instante. Después vino el aire del mar, el ruido de la marea, nuestras palabras habladas lanzadas al sol de ese atardecer, un faro y un beso miedoso que convirtió todo lo anterior en sueños temerosos pero ansiosos de que pasaran... Ocho meses para que llegaran a cumplirse... dolor pero flotando entre todo eso estaba el amor que no podía salir afuera y que se escondía porque no quería volver a fallar, ni a lastimar, ni a desilusionar...
Pero la arena del reloj fue dando paso a la intensa luz y una claridad inusitada despejó mi corazón para poder recibirte finalmente sin barreras. Ahí estabas con el pecho abierto aunque con el recelo de que todo volviera a repetirse. Pero no se repitió. Y aquí estamos entregándonos día a día lo que una vez no pudimos entregarnos, plasmando en nuestros libros de vida lo que siempre anhelamos y hoy lo estamos llevando a cabo. Amándonos como si nuestras almas hubieran estado unidas siempre, por la eternidad, con ese hilito de oro...
Me hacés sentir plena y el amor me desborda por todos lados. Te amo y me amás, nos reencontramos al fin, mi vida... Y doy gracias por eso.

2 comentarios:

Efimeroamanecer dijo...

hola! no sé como llegué a este blog, pero apenas entre y leí un poco ya me gustó.
Y es genial que la ley se haya aprobado, ya era hora de que Argentina comience a cambiar, y creo que aunque quedan muchas cosas por hacer y aunque con la ley no se acabe la discriminación, esto es un paso.
Bien por ustedes! son un ejemplo de las tantas sonrisas que se lograron con la nueva ley.
Saludos!

Marie y Eli dijo...

Efimeroamanecer: Muchas gracias por visitarnos!. Seas bienvenido/a! Un abrazo!